Una casa para aprender a combinar los colores

Una de las preguntas más recurrentes a la hora de decorar es ver cómo podemos combinar los colores, cuáles son mejores para nuestra casa, como dar vida a una estancia a través de ellos... La verdad es que manejar el color siempre es complicado y encontrar el equilibrio entre tonos neutros y tonos más fuertes también. Por este motivo, esta casa publicada en la revista MI CASA me ha resultado de lo más inpiradora. 



En las paredes se unifica el color con paredes grises, solo aptas en tonos claros y para casas con muchísima iluminación. Luego el color lo ponen los textiles como la alfombra malva, la combinación de cojines y la butaca de piel que vemos a la derecha de la imagen superior. 



El comedor está separado del resto del salón por una mampara de vídrio, una tendencia cada día más presente para separar estancias sin desaprovechar nada de luz. ¡Nos encanta! Al igual que la lámpara de diseño escandinavo que se lleva todas las miradas junto con la cómoda vintage que imaginamos que se usa a modo de aparador.



Uno de los sitios donde muy pocas veces se apuesta por el color es en la cocina, solo podemos decir que el acierto es total y el tono malva la hace mucho más acogedora. 


En los dormitorios se continúa con colores alegres como el gran cuadro que preside la cama y se hace con todo el protagonismo de la estancia, a veces debemos pensar que menos es mas y buscar solo un punto de atención en la decoración de una estancia. 


En la habitación infantil, además del papel pintado, cabe destacar el vinilo en el techo que da un aire mucho más divertido a todo el conjunto. 


El baño es quizá la estancia más sobria de toda la casa con tonos grises. Si tuvieramos que poner un pero quizá es la falta de armario, puesto que las cestas como complemento son geniales pero como mueble principal puede generar caos.


Fuente de las imágenes: MI CASA

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

3 errores que podemos cometer todos en casa

Una casa pequeña y en tonos beiges