El recibidor: un espacio más a decorar

El recibidor es una parte muy importante de la casa. Es lo que vemos al llegar tras un largo día de trabajo, lo primero que ven nuestros invitados cuando vienen de visita y el último lugar que pisamos antes de empezar el día. Por esto, debe ser un espacio no sólo bello sino también confortable.


Al elegir cuáles serán los muebles de tu recibidor debes pensar, por supuesto, en unos criterios estéticos, pero también debes sintonizar con ellos: te recibirán todos los días. Tanto si tienes un recibidor grande como pequeño, hay cientos de posibilidades para todos los gustos.  

Hay una amplia variedad de muebles de recibidor. Puedes colocar todo tipo de consolas, espejos, paragüeros, percheros y elementos colgantes para crear el ambiente de hall que deseas. La madera es uno de los materiales estrella empleados en recibidores, aunque en los espejos se alterna el uso de madera y metal según tus gustos.



Que entre la luz

Si tu recibidor tiene una ventana, aprovéchala. Deja que la luz entre en tu casa: será la mejor bienvenida para tus invitados. Pero si, en cambio, no entra luz natural, ilumínalo bien. No hay nada más deprimente que un recibidor con poca luz y ambiente triste. Coloca una lámpara de techo o unos apliques que iluminen correctamente.

Un recibidor pequeño no debe convertirse en una mera zona de paso obligatorio. Utiliza una consola o un mueble sin patas para dar más sensación de espacio al vestíbulo. También una estantería, baldas o incluso armario colgante pueden ser la solución perfecta para que este espacio cobre vida y muestre tu personalidad. Incluso un perchero paragüero como el de la imagen es ideal como espacio de almacenamiento, para colgar los abrigos y como elemento decorativo.



Un último vistazo  

Tanto si es pequeño como si no, un espejo siempre es una buena elección para un recibidor. Un espejo es un complemento decorativo y funcional: captura la luz y da profundidad. Además es ideal para echarte un último vistazo antes de salir de casa.





Ante todo, calidez

Hay muchos estilos con los que puedes decorar tu recibidor. La clave es que decores el espacio de manera que te identifiques con él. Además deberás buscar una atmósfera cálida y acogedora para dar a tus visitantes el mejor recibimiento.

Si lo que te gusta es un estilo clásico y atemporal, decántate por una cómoda con cajones, perfecta para colocar las llaves o la correspondencia al llegar a casa. Para recibidores clásicos son ideales las cómodas fabricadas en madera maciza. Lo puedes completar con un espejo de grandes dimensiones y en el mismo acabado y un paragüero


Un estilo provenzal también es muy acogedora para recibidores. Esta tendencia recoge influencias de estilos como el vintage, el shabby chic o el clásico para crear atmósferas sencillas y cálidas. Predominan los tonos blancos, pero no los puros como en el estilo escandinavo, sino más blancos rotos, crudos o que tienden a gris perla. Siempre combinados con otros colores en sus tonalidades más claras: marrones, amarillos, azules, rosas, grises, etc.


 
Colonial, rústico, vintage, industrial… Las opciones son infinitas. Elige el mueble que más te guste y, a partir de ahí, añádele los complementos que necesites: percheros, paragüeros o espejos.   



Conviértelo en un mudroom

Su traducción literal es “habitación del barro” y son típicas en países nórdicos y en Estados Unidos. Son recibidores equipados para prepararte al salir y llegar a casa.


Si tienes niños, puedes transformar tu vestíbulo en este práctico espacio colocando un banco, perfecto para sentarte a calzarte y descalzarte. Si lo eliges con zapatero, aprovecharás el espacio al máximo y tendrás siempre a mano el calzado que necesitas para cada ocasión. Un armario colgante o unos percheros serán perfectos para completar el conjunto y tener un lugar en el que colgar los abrigos.   


¿Cómo es tu recibidor? ¿Qué estilo tiene el vestíbulo de tu casa? Compártelo con nosotros.

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

10 imágenes para llenar tu casa de espejos

3 errores que podemos cometer todos en casa