¿Sabéis que el futbolín es un invento español?

Cuando leí por primera vez la historia no me lo podía creer. El futbolín al que seguro que todos hemos jugado en el bar del barrio tiene una historia apasionante a sus espaldas y merece la pena ser contada.

El creador de uno de los juegos de más éxito de la historia es gallego, de Finisterre en concreto, y su nombre es Alejandro Campos Ramírez. Cuando contaba con 15 años tuvo que dejar su tierra natal para llegar a Madrid a cursar bachillerato.



Al poco de tiempo de estar instalado en la capital, la zapateria de su padre quebró, y tuvo que trabajar en distintos oficios para pagar la matricula de la escuela. Corregía ejercicios de niños más pequeños, también fue peón y trabajo un tiempo en una imprenta para seguir formándose. Incluso fundó una revista juvenil Paso a la juventud que vendía por las calles.



En noviembre de 1936 tuvo la mala suerte de ser herido en un bombardeo, por lo que fue trasladado a Valencia y más tarde a Montserrat. Allí conoció a muchos niños heridos por la guerra civil, que no podían jugar al fútbol.



Y con esta brillante idea de ayudar a los demás, creo que el futbolín con la ayuda de un amigo suyo carpintero, Francisco Javier Altuna. Lamentablemente no pudo vender su invento, puesto que las fábricas de juguetes en aquel entonces fabricaban sólo armas.


En 1937 registro su invento en Barcelona, pero con el final de la guerra tuvo que exiliarse a Francia. En el duro viaje a través de los Pirineos perdió el papel de la patente.

Cómo veis una historia apasionante de un muchacho realmente valiente que ha conseguido que generaciones y generaciones seguimos jugando al fútbol.



Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

3 errores que podemos cometer todos en casa

Una casa pequeña y en tonos beiges