Decoración vintage como fuente de inspiración

El olor a madera, la fría calidez de la forja, el perfecto acabado de las hiladas y la intrincada exclusividad de las formas son sólo algunas de las cosas que se nos vienen a la cabeza cuando observamos un mueble de estilo vintage. Pero hay una característica que siempre desprenden estas piezas: calidad.

El vintage debe usarse como fuente de inspiración, nunca de nostalgia. Este tipo de mueble además es muy versátil dentro del hogar ya que puede usarse en un ambiente full vintage o como un elemento exclusivo dentro de una composición más moderna.

Un salón totalmente decorado en este estilo puede dar a nuestra casa esa pincelada de clase que tanto buscamos. Un espacio de ensueño donde el mero hecho de estar sentado en un exclusivo sofá de estilo Oxford, tomando un refrescante gin tonic, nos transporte a una fiesta clandestina after-work en el Chicago de Al Capone.



Nuestro trabajo también puede verse inspirado si decoramos nuestro despacho con un toque vintage. La historia que transmiten los muebles, la seguridad de su diseño, nos canalizarán esa energía que hará sentirnos como un moderno Don Draper, con un ojo clínico para los negocios.



La primera clave para no errar con este estilo es saber la diferencia entre lo vintage y lo clásico.
Mientras el primero abarcaría la primera mitad del siglo XX, lo clásico hace referencia a muebles
de épocas más antiguas.

Debes respetar siempre que los elementos que componen la decoración deben tener una tonalidad que encaje entre ellos. ¡No te olvides de los detalles más pequeños! Libros con solapas antiguas, lámparas que combinen con el resto de elementos o el color de las telas son sólo unos ejemplos del nivel de detalle que hay que respetar.

Un consejo, usa papel tapiz para evocar espacios de época de manera mucho más sencilla además de reforzar la personalidad de tu casa.

Pero el estilo vintage nos permite arriesgar. Preparar combinaciones donde lo moderno se entremezcle con el pasado es generar un contraste que llena de personalidad la estancia. Como, por ejemplo, un diván como complemento icónico de descanso integrado en un salón con sillas y mesas modernas.



¿Cuáles son vuestras ideas para decorar una estancia con toques vintage?

Haznos llegar vuestras ideas y fotos a través de los comentarios de esta entrada o mediante nuestro Twitter o Facebook.

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

10 imágenes para llenar tu casa de espejos

3 errores que podemos cometer todos en casa