Un día en el plató de Velvet


Velvet se ha convertido en uno de los grandes éxitos de Antena 3 de esta temporada, y no sólo por la participación de grandes estrellas como Miguel Ángel Silvestre y Paula Echevarría. Un equipo de grandes profesionales ha trabajado de forma conjunta para conseguir un resultado espectacular. Es por ello que esta serie ya ha cautivado a un gran número de espectadores, los cuales, sin apenas esfuerzo, se trasladan en cada capítulo a este señorial almacén de moda, viviendo cada intriga y cada pasión como si fueran suyas. La ambientación conseguida, tanto en lo que se refiere a la vestimenta como a los escenarios, contribuye en gran medida a que ésta sea una producción excepcional.


La decoración de Velvet representa fielmente las tendencias predominantes en los años 60. Los muebles de Velvet están cargados del mismo glamour, estilo y sofisticación que sus personajes, y esto es algo que pudimos comprobar de primera mano en nuestra visita al plató.



No podemos negar que la decoración de Velvet nos sorprendió gratamente. Los más pequeños detalles estaban presentes en cada uno de los muebles de Velvet. Desde las estanterías hasta los escritorios habían sido trabajados con esmero y presentaban unos acabados dignos de elogio. La madera, el material principal de los muebles de Velvet, inundaba el ambiente con un lujo y una cercanía especial. Pero en la decoración de Velvet también había espacio para otros elementos, como los sillones de piel de los diferentes despachos de estos almacenes, el gran sofá situado a la entrada del edificio o las originales lámparas que daban luz y calidez.



De entre todos los muebles de Velvet nos llamó especialmente la atención uno plegable, bastante peculiar. Se trataba de un mueble bar, el cual nos pareció una idea genial para almacenar botellas, vasos, manteles y cualquier otro tipo de objetos haciendo uso de un espacio reducido. A pesar de que la decoración de Velvet está ambientada en los años 60, un mueble así podría encajar perfectamente en cualquier salón de hoy en día, permitiendo crear un ambiente acogedor y original.



Los toques retro estaban también muy presentes en los muebles de Velvet. Un ejemplo es la mesa de estilo vintage, en la que se combina el marrón de la madera con el blanco, o la cómoda sobre la que reposaban varios paquetes sorpresas y un precioso florero.


Definitivamente, la decoración de Velvet traspasó todas nuestras expectativas e hizo que, también nosotros, nos sintiéramos parte de las historias que transcurren en torno al almacén.

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

3 errores que podemos cometer todos en casa

Una casa pequeña y en tonos beiges