Monta una bodega en casa


¿Quién no sucumbe ante la idea de disponer de una buena bodega en casa, en la que almacenar los mejores vinos y deleitarse con los sabores más exquisitos que se obtienen de la vid? Y es que el vino es uno de esos placeres que hacen que la vida sea más fácil. Llegar a casa después de un duro día de trabajo y disfrutar de una buena copa de Rioja, o amenizar una conversación con amigos con el embriagador aroma de un Valdepeñas, pueden cambiar el humor de cualquiera.



Pero una bodega está compuesta por algo más que por una simple colección de botellas. La bodega es calidez, es sustancia, es alma. Y esto es algo que sólo puede conseguirse con una colección de muebles para vinos con los que se da solución el problema del almacenaje. Es entonces cuando el sueño de crear una bodega en casa se vuelve realidad. El material aquí ha sido trabajado con cuidado y esmero para dar forma a muebles para vinos que satisfagan las necesidades de los auténticos coleccionistas.



Realmente, montar tu propia bodega es algo fácil y al alcance de todos. Siguiendo un par de indicaciones básicas conseguirás mantener el vino en perfecto estado, y adquiriendo el mobiliario correcto podrás transmitir esa sensación de solera y campo tan arraigada a este mundo.

El primer paso para poder montar una bodega en casa es saber dónde va a colocarse el mueble. Las altas temperaturas son un enemigo acérrimo del vino, por lo que hay que intentar, en la medida de lo posible, situar los muebles para vinos en zonas frescas y alejadas de la luz del sol.



En segundo lugar, los muebles para vinos deben permitir que las botellas se almacenen en posición horizontal. De esta forma se consigue que el corcho esté en continuo contacto con el líquido y que no se contraiga.



Una vez se ha dado solución a estos requerimientos, sólo hay que elegir el estilo de mueble que más nos apasione y ya tendremos una bodega en casa. Consigue la compañía adecuada, descorcha tu botella y tómate tu tiempo para apreciar todos los matices que conforman tu vino. Ahora, ya puedes decir que sabes lo que es la felicidad.

Fuentes: www.decoora.com y www.portobellostreet.es

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

3 errores que podemos cometer todos en casa

Una casa pequeña y en tonos beiges