Historia de PortobelloStreet.es I

Capítulo 1

Que yo recuerde al principio no me gustaban los muebles.
Alberto Torres. Socio fundador de Portobellostreet.es

La verdad es que tiene su lógica, mi padre era ebanista y apenas le veíamos por casa. Siempre estaba trabajando. Solo los domingos disfrutábamos de él. Ese mismo reproche es el que emplea mi mujer hoy.

Me gustaría empezar esta historia el día que mi padre vino a Madrid desde Daimiel (C.Real) a acompañar a un amigo a una prueba para trabajar en Marconi Española que tenia su sede en Madrid, para fabricar las carcasas de las televisiones, que entonces eran de madera. Le preguntaron a él si la quería hacer y ese mismo día le contrataron aunque a su compañero no la pasó. Corría el año 1964 y poco antes de nacer mi segundo hermano, Antonio, decidieron buscar un piso en Villaverde Bajo, un barrio al sur de Madrid, donde estuvimos viviendo de alquiler hasta que cumplí los 2 años (1972).

Mi padre simultaneó su trabajo en Marconi Española con pequeños trabajos que realizaba en un taller que tenía alquilado en un barrio en Getafe (el bercial) también al sur de Madrid. Taller que aunque se le ofrecieron para la compra a un precio muy económico nunca quiso endeudarse para pagar. Decía que lo que no podía pagar era mejor no tenerlo. Poco tiempo después ese terreno cambió de calificación en cuanto al suelo y se vendió por muchas veces su valor.

En el año 1972 nos trasladamos toda la familia, con mis padres, 4 hermanos, abuela y canario incluidos a un edificio que trabajadores de la fabrica Marconi Española constituyeron en una cooperativa en Leganés. Parecíamos la familia de "cuentame". Donde mi padre trasladó años mas tarde el taller a una habitación de la casa.

El olor a serrín, a cola de carpintero y a madera se impregnó en mi nariz y llegue a odiar todo lo que me recordaba ese mundo. Dicen que lo que tienes cerca se le quiere o se le odia, pero nunca te deja indiferente.

Escrito por Alberto Torres

Entradas populares de este blog

La casa de Sara Carbonero e Iker Casillas en Oporto

10 imágenes para llenar tu casa de espejos

3 errores que podemos cometer todos en casa