martes, 19 de julio de 2011

Historia de Portobello IV


Capítulo 4

David, después de comprar el ordenador me cuenta que un amigo suyo tiene una oficina de 9 mts. cuadrados en el nº 118 de la calle Hermosilla de Madrid, que a su vez había sido la oficina de éste durante varios años. La antigua portería, porque esto es lo que era, cuenta con una ventana, un baño y espacio para 2 mesas y 3 sillas. Había que entrar con cuidado de no golperarte en ninguna esquina.

Aquí comenzó nuestra primera empresa: Imagia, dedicada al diseño gráfico y la publicidad gráfica. Hacíamos desde tarjetas de visita a catálogos de muebles. Aunque David continuó trabajando en El Corte Inglés por las tardes, yo (Alberto Torres) trabajaba también por la tardes en la empresa Cinesa en el cine de Parquesur (Leganés) como portero. Era el año 1.992, el año de la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona.

Como ni David ni yo teníamos experiencia, la tía de David nos presentó a una amiga que si la tenía y además clientes que nos vinieron como agua de mayo. Con unos recursos mínimos, nula experiencia y sin base en el negocio nos lanzamos a nuestra primera aventura. Teníamos 22 añitos y ya nos sentíamos como unos empresarios de éxito. Nada más lejos de la realidad. Durante los primeros meses apenas si supimos utilizar bien el ordenador, todo el tiempo teníamos que pedir ayuda a nuestro querido comercial, Javier Rellán de ITEM. Un gran apoyo en aquellos primeros momentos en la parte técnica.

Las 30.000 ptas. que costaba el alquiler entonces se nos hacía una montaña inexpugnable. Todo eran gastos y los pocos clientes que teníamos pagaban mal y además muy tarde. Tuvimos una economía de supervivencia. Solo David tenía coche y con él ibamos a todos los sitios. Un día de los nervios que tenía por entregar un trabajo, me llegue a dejar el coche con las llaves dentro. Era todo una odisea. Pero no desesperamos. Y para más INRI, nuestra compañera, por decir algo, nos estaba engañando y se quedaba con las comisiones que tendrían que pagar nuestros gastos.

Textos: Alberto Torres

miércoles, 6 de julio de 2011

Historia de PortobelloStreet.es III

Y llegó la primera guerra de Irak. Un amigo que trabajaba en el diario "El Mundo" se fue a trabajar como freeland y me ofreció el puesto en el periódico. Me hicieron una prueba y comencé también como freeland en el mismo. Como estudiaba y trabajaba a la vez algunos de los reportajes no los podía hacer yo y llamé a David. Y como a veces trabajábamos juntos en una boda, llamamos a Tomás, para que nos echara una mano, que en ese momento estudiaba teleco.

David por entonces había dejado de estudiar y en la mili le reclutaron para trabajar en "El Corte Ingles" como fotógrafo de estudio. Esta vez fue el que me llamo para que trabajara con él. Entré a trabajar en una campaña de Navidad haciendo fotos en la calle a lo niños que llevan la carta al cartero real de los reyes magos de Oriente. Después de pasar mas frío que en Siberia me prometieron trabajar en el estudio, pero después de hacerme una entrevista y descubrir que no había hecho el servido militar me dijo mi jefe que no me podían contratar. Normas de la casa me dijo, aunque lo negaré si me obligas a decirlo delante de alguien.

Tras trabajar como camarero en la discoteca Alien, en Fuenlabrada para pagarme los estudios en la que también David vino a trabajar como portero, encontré un nuevo empleo en un cine del Centro Comercial de Parquesur en Leganés.

Un día del año 92, me llama David y me dice que ha comprado un ordenador Apple, Quadra 630 y que tenemos que montar algo de verdad en serio. Se gastó 6.000 € de entonces un millón de pesetas entre el monitor, la CPU, la impresora, disco óptico y el escaner. Continuará ...

Texto: Alberto Torres